¿Qué pasaría si fueras considerado un ser sin mente?  Esta es la realidad de las personas con discapacidad intelectual de Nepal, a las que desde la infancia se les priva de la educación que precisan. Desde la Fundación Si Asha luchamos por transformar esta realidad. Actualmente, beneficiamos a 80 niños, niñas y jóvenes con discapacidad intelectual. Durante este año esperamos ampliar y consolidar los proyectos educativos que llevamos a cabo en Hetauda, Katmandú y Bardibás.

El proyecto educativo de Hetauda inició su recorrido hace nueve años de la mano de Familia de Hetauda, ONG que supone la semilla de nuestra fundación. En 2022 nos enfrentamos a dos retos urgentes: construir una residencia escolar y ampliar con un segundo piso la escuela de educación especial. 

Este mes de enero finaliza el alquiler de la residencia actual de Hetauda y no será renovado. Por ello, queremos construir un primer edificio residencial para acoger  20 estudiantes huérfanos o procedentes de zonas rurales. Podéis hallar toda la información de este apremiante proyecto en el siguiente artículo: “Evitemos que los niños pierdan su hogar: construyamos una residencia escolar”.

Por otro lado, en marzo de 2021 logramos inaugurar un primer taller ocupacional en Katmandú, donde ofrecemos formación a 22 jóvenes. Una iniciativa que ha logrado consolidarse rápidamente con excelentes resultados. En este sentido, uno de nuestros propósitos será crear oportunidades laborales reales para los estudiantes e iniciar un plan de inserción sociolaboral activo.

Asimismo, desde la primera semana de apertura del taller, han acudido padres y madres pidiendo escolarizar a sus hijos a pesar de que eran demasiado pequeños. Para cubrir esta necesidad, hemos abierto una línea de educación especial en el mismo edificio del taller ocupacional y estamos en el proceso de registro de escuela. Este año queremos acabar de consolidar esta nueva clase de educación especial. 

Este año esperamos conformar un aula de educación especial. De momento, estamos realizando las entrevistas para configurar el alumnado. Del mismo modo, planeamos abrir un centro de fisioterapia que cubra las necesidades de salud de los estudiantes y de personas ajenas al centro que lo precisen. 

Pero, sin duda, uno de los grandes retos en Katmandú es el transporte. Cada semana debemos alquilar un autobús escolar para recoger a los estudiantes. Al elevado coste que supone este alquiler, se suma que muchos conductores no quieren llevar a personas con discapacidad. Nuestro objetivo es comprar tener dos autobúses escolar propios que recoja a los alumnos desde 2 rutas distintas, muchos de ellos con movilidad reducida. 

Finalmente, el último propósito de nuestra lista, es construir la base de una escuela de educación especial en Bardibás. Estamos trabajando en colaboración con el gobierno de la Provincia 2 para poder llevar a cabo esta iniciativa.

Nuestra misión 2030 es tener presencia en todos las siete provincias del país. De momento, nos hallamos en la Provincia 2 (Bardibás) y en la Provincia 3 (Hetauda y Katmandú). 

Todos estos proyectos educativos tienen como centro a los niños, niñas y jóvenes con discapacidad intelectual, de los que queremos cubrir todas sus necesidades. Nuestro deseo es que estos niños que han sido los grandes olvidados se encuentren gracias a la solidaridad de las personas una sociedad cada vez más inclusiva y puedan disfrutar de una vida plena.

Leave a Comment